Imprimir esta página
Por el ajuste, organizaciones reclamaron aumento en las asignaciones con una marcha al ANSES
Jueves, 06 Septiembre 2018 17:03

Por el ajuste, organizaciones reclamaron aumento en las asignaciones con una marcha al ANSES

En Pilar, beneficiarios se movilizaron y entregaron un petitorio al titular de esa dependencia. Reclaman que cada vez "es más complicado cubrir el día a día" de las familias.

En el marco de una jornada de protesta nacional, organizaciones sociales y barriales reclamaron con movilizaciones que se aumenten los montos de las asignaciones universales y planes que reciben sus beneficiarios.

En el distrito, miembros del Movimiento Evita, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y Barrios de Pie, entre otras organizaciones se concentraron en la Plaza 12 de Octubre y desde allí marcharon hasta las oficinas de la ANSES, ubicadas sobre la Ruta 8.

Frente a esa dependencia, realizaron un corte de ruta a la espera de ser recibidos por el titular de la entidad, Juan West Ocampo.

"Hoy venimos a luchar en contra del ajuste. Nuestros compañeros ya no llegan a fin de mes y la situación no da para más. Traemos un petitorio para que se aumenten las Asignaciones Universales por Hijo, las jubilaciones y Planes Sociales", declaró Marcela Helver, miembro del Movimiento Evita de Pilar.

A su vez, la mujer remarcó que la difícil situación económica "se sufre más en los sectores más vulnerables" donde "cada vez es más complicado cubrir el día a día" y agregó que ya han comenzado a notar con más profundidad el crecimiento en la cantidad de gente que necesita de los comedores comunitarios para poder alimentarse.

"En los barrios mas humildes, la situación está terriblemente mal. Con el Movimiento Evita, tenemos 25 merenderos hasta el momento y ya no damos abasto con los pedidos que nos llegan desde otros barrios para abramos sedes. En los que tenemos, van 120 pibes todos los días", declaró Helver.

Por otra parte, en el petitorio presentado en ANSES también hicieron hincapié en la necesidad de que el personal que allí atiende asesore de manera correcta a los beneficiarios.

"Ellos tienen que entender que a estas oficinas viene gente de muy bajos recursos, que muchas veces no saben ni leer y escribir y por eso se les dificulta comprender un lenguaje técnico, por lo que se van sin resolver sus trámites con el riesgo que eso implica, quizás de perder los beneficios por no poder cumplir con los pasos de los trámites", señaló Helver.

Asimismo, no descartó que se profundicen las protestas en el marco de una situación económica que cada vez los aprieta más.