Imprimir esta página
La llegada de AySA a Pilar se debatió fuerte en el Concejo Deliberante
Viernes, 29 Junio 2018 00:05

La llegada de AySA a Pilar se debatió fuerte en el Concejo Deliberante

Ediles opositores pidieron más precisiones respecto a plan de obras y tarifas. La empresa estatal se hará cargo de servicio desde la semana que viene.

El ansiado desembarco de AySA a Pilar se llevó gran parte del debate en el Concejo Deliberante, donde se trató la modificación de el convenio que la Comuna selló con la empresa en 2015.

Es que, según explicaron fuentes del Ejecutivo a Pilar de Todos, se necesitaba modificar parte del texto, para poder contemplar áreas "mixtas", es decir lugares donde actualmente llega Sudamericana de Aguas, pero también hay intervención del privado.

"Esta situación se da generalmente en algunos countries y barrios cerrados, donde los emprendimientos tienen sus propias perforaciones o plantas de tratamiento, pero a su vez en algún punto también están conectados a la red general.

En esas zonas durante algunos meses, operará el Municipio, con la asistencia técnica de AySA, hasta que se adecuen varios aspectos que permitan que la firma nacional se haga cargo de todo el territorio", señalaron desde el Municipio.

Esos cambios se aprobaron este jueves en el Concejo Deliberante, donde de todos modos el texto no salió por unanimidad, pese a que todos coincidieron en ponerle fin a la empresa Sudamericana de Aguas, foco de permanentes quejas por las deficiencias del servicio.

Desde el Frente Pilarense, el edil Santiago Laurent festejó la llegada de AySA, pero a su vez pidió más datos respecto al plan de obras, y el cuadro tarifario.

"Si hay algo en lo que tenemos consenso entre todas las fuerzas políticas es que por fin se vaya Sudamericana y llegue AySA. Pero la molestia es el procedimiento: el proyecto llegó el viernes pasado al Concejo, y fue tratado el día lunes en comisión, día que había paro nacional. Es un tema muy trascendental como para tratarlo a las apuradas, y además tenemos que delimitar lo que son las zonas mixtas y conocer las inversiones", expuso Laurent.

Flavio Álvarez, del Frente Renovador, sostuvo que la sesión de este jueves significaba "un día histórico", ya que luego de casi 3 décadas se la dará salida a la polémica Sudamericana de Aguas.

"Estamos dando inicio al progreso del distrito. Una empresa que durante 27 años brindó pésimos servicios se despide, donde no se hicieron inversiones y no se controló, lo que generó un daño muy grande a la población", disparó Álvarez.

Inés Ricci, también del Frente Renovador, le pidió a Cambiemos que no pretenda "llevarse todos los laureles" por la llegada de AySA, y recordó que ella, otros ediles de la oposición y su agrupación desde hace varios años vienen reclamando el cambio de empresa.

El también opositor Juan Pablo Roldán, de Unidad Ciudadana, expuso que se necesita saber qué pasará con la totalidad de los trabajadores que actualmente prestan funciones para Sudamericana, unos 200 en total, ya que AySA absorverá a 55, y se quejó porque el intendente Nicolás Ducoté no respondió cuando se le consultó respecto a los detalles de la transición.

Diego Ranieli, de Cambiemos, expuso que parte de esos trabajadores será contratado por el Municipio, y también se está gestionando la reinserción de esos empleados con la UOCRA, gremio al que pertenecen.

En cuanto al cuadro tarifario, Ranieli explicó que se aplicará el mismo que la empresa usa para el resto de las Comunas en las que presta el servicio, y recordó que Sudamericana tenía un mecanismo de actualización unilateral, es decir sin la intervención del Concejo Deliberante.


 

"Las tarifas las conocemos muy bien, porque en el 2005 se firmó una ampliación a la concesión, donde se estableció que la empresa podía establecer por medio de una fórmula que muy pocos entendían, cuál era el valor. Sudamericana hacía abuso de las tarifas. Y por eso vinimos, para solucionar los problemas. Hoy celebramos que AySA se haga cargo, que es una empresa del Estado y que sabemos que tiene una mirada distinta a Sudamericana", respondió Ranieli, quien agregó que a la empresa saliente el gobierno anterior "nunca le exigió que haga obra pública".

Claudia Zakhem, también de Cambiemos, reconoció que fueron varios los dirigentes que lucharon para que se produzca la llegada de AySA, y lamentó que se le haya tenido que prolongar el contrato a Sudamericana hasta el 1ro. de julio.

"Muchos decían que esa prórroga se iba a extender por otros 18 meses más, pero quédense tranquilos, no nos vamos a comer más sapos, porque Sudamericana no se vino a quedar con este gobierno", disparó la edil de la UCR.

Gustavo Trindade, del oficialismo, hizo uso de la palabra y recordó que desde el 2009, cuando asumió por primera vez como concejal, presentó 114 pedidos de informe al gobierno anterior sobre Sudamericana de Aguas.

"De esos informes no se me respondió ninguno. Junto con otros concejales fuimos al OCABA a hacer las denuncias correspondientes, porque en Pilar no nos daban respuestas. Íbamos con denuncias concretas, incluso con análisis de agua, pero el gobierno de turno en aquel momento jamás nos dio respuesta. Pero hoy, con algunas chicanas que tienen que ver con la política, asistimos a la llegada de AySA. Para nosotros hoy es un día histórico, de regocijo; y no es bueno tomar revancha, pero esto es vengar al pueblo de Pilar que fue sometido a Sudamericana de Aguas durante 27 años por todos los gobiernos anteriores. Este es el gobierno que dio vuelta la historia en Pilar", concluyó Trindade.

AySA se hará cargo de la consesión desde el 2 de julio, y buscará mejorar la red existente, sumamente deficitaria por falta de inversión.

Desde el año que viene, además, se comenzará a proyectar la expansión del servicio a áreas que actualmente no lo tienen.