Imprimir esta página
"Sonia Colman, Presente" en la marcha nacional contra el gatillo fácil
Martes, 28 Agosto 2018 16:07

"Sonia Colman, Presente" en la marcha nacional contra el gatillo fácil

Familiares de la mujer que fue asesinada por un policía en Del Viso participaron de la convocatoria. Caminaron junto a otras víctimas desde el Congreso hasta Plaza de Mayo.

Ayer por la tarde, la familia de Sonia Colman participó de la cuarta marcha nacional contra el gatillo fácil, movilización que es organizada por la CORREPI (Coordinadora contra la represión policial e institucional).

Antonio Espasa, su esposo, y sus hijas marcharon junto a cientos de familiares de otras víctimas y volvieron a mantener viva la memoria de la mujer que fue asesinada en el año 2007, al recibir un disparo que partió desde el arma de fuego de un policía de la provincia de Buenos Aires.

"Estamos una vez más acá. Somos familiares a los que nos han asesinado a una madre, una esposa, un hijo a un hermano y hoy estoy orgullosa de que seamos miles en esta plaza", dijo Natalia Espasa, la mayor de las hijas de Sonia.

La caravana se movilizó desde el Congreso hacia la Plaza de Mayo con carteles que visibilizaron una vez más los rostros de cada una de las víctimas.

Frente al público, Natalia pidió no perder la unidad y continuar con la lucha en cada uno de los casos.

"Todos los familiares tenemos que entender de a poco, con todo el dolor que nos atraviesa, que de la única manera que esto se puede terminar es con la unidad y la organización de nosotros y las agrupaciones sociales y políticas que nos acompañan", dijo.

"Yo soy hija de Sonia Colman. Me acompañan mi padre, mis hermanas y los nietos que ella no llegó a conocer porque un 23 de diciembre de 2007, víspera de las fiestas, fue asesinada por el gatillo fácil del oficial Oscar Alberto Benítez de la Comisaría de Del Viso", rememoró Natalia.

"Tras años de lucha, marchas, murales y radios abiertas logramos sentar a Benítez en el banquillo de los acusados en un juicio al que él llegó en libertad, pero que se fue preso. La justicia burguesa y antiderechos le dio 8 años y medio de prisión. A los 4 años murió pudriéndose en la cárcel", relató.

En la marcha, familiares de víctimas leyeron un documento.

En él destacaron que “hay más de 5500 asesinados a manos del Estado desde 1983”.

Esto incluye jóvenes fusilados por la policía, atropellados por patrulleros, baleados por Gendarmería o Prefectura, o el Servicio Penitenciario que sea.