El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 18 Abril 2019 12:06

El difícil sueño de tener un negocio propio en medio de la crisis

La joven pilarense Florencia Ferrarazzo lucha para que su pasión por tejer a crochet le sirva para sostenerse económicamente. Sueña con tener un local propio y ayudar a otros microemprendedores.

La situación económica que atraviesa la Argentina no es la mejor. Pero, a pesar de las dificultades, todavía hay personas que luchan por cumplir el sueño de tener su propio negocio.

La joven pilarense Florencia Ferrarazzo es uno de los tantos ejemplos. A pesar de las dificultades, ella sueña con que su pasión por tejer a crochet le permita sostenerse económicamente, tener su propio local y ayudar a otros microemprendedores.


-¿Qué fue lo que te llevó a dedicarte al tejido?

-Hubo un momento de mi vida en el cual encabezaba un emprendimiento personal, un comercio, en las calles de Derqui. Tenía tiempo libre y siempre me gusta aprovecharlo. Entonces me crucé con una aguja y lana. Y ahí empezó todo.


-¿Cuál es el objetivo que tenés con tu marca “floraferrarazo”?  

-Desde que comencé con Flora, siempre mis creaciones fueron hechas con mucho amor, y regalarlas me generaba satisfacción. ¿Porque realmente, a quién no le gusta recibir un presente? Y más algo que hacemos con nuestras manos, con tiempo invertido desde la parte más creativa, y profunda. Al menos así lo siento yo.  Creo que mi objetivo es llegar a sorprender, encantar, acompañar, a estar en un tejido, simbolizando empatía a la persona que lo reciba.


-¿Cómo se convive entre la parte artística y la comercial? ¿Esto te condiciona la creatividad?

-A veces sí, sobre todo cuando me encuentro con clientes que no comparto el gusto. Pero más allá de eso siempre trabajo de la misma manera, con el mismo sentimiento diría, es una conexión la cual me lleva a crear, en cada tejido que hago, me imagino la persona que lo va a disfrutar, el apego hacia mis tejidos. Y eso se convierte más en arte y me olvido de lo comercial.


-¿En qué momento dejó de ser un hobby? ¿Dejó de serlo realmente o la dedicación y el amor por tejer hizo que, dado los buenos productos, empieces a comercializar?

-Creo que fue en el momento que sentí que toda la vida quiero hacer esto, que lo disfruto, que es parte de mí y siempre lo va a ser. Me han hecho pedidos de distintas partes del país, y que mis productos viajen y dejen amor en otras personas, que no conozco, pero admiran mis tejidos, me impulsa a dedicarle más tiempo, amor. Y creo que siempre va a ser un hobby más allá de lo comercial, si tengo un tiempo libre me visualizo tejiendo.


-Dentro de tus obligaciones diarias, ¿De qué manera te haces el tiempo para poder dedicarte al tejido?

-Todos los días encuentro un momento que me hace sentir la inspiración, con proyectos, con colores, con texturas, imágenes.. En cada tiempo libre algo hago, me siento en el taller, miro mis cosas, imagino, pienso y creo. Y si tengo la oportunidad, llevo las cosas conmigo, y eso me conecta, en un viaje, en tiempos de espera. Tejo.


-Hay imágenes de un pequeño taller en tu actual domicilio. ¿Cómo lo fuiste construyendo?

-Hoy, es casi un sueño cumplido. Tal cuál como lo imaginé.  Lo tuve siempre en mi retina, construyéndolo a medida que la ilusión y los sueños crecían. Pero siempre quiero más y siempre algo más se me ocurre por agregar o modificar.  El taller creo que es el lugar en donde surge la magia, en donde me conecto y logra fluir la creación de mis tejidos. Pero también es donde me afirmo y mirando para atrás, hago un análisis de como empecé y en como lo veo y siento hoy. Y sinceramente, se me infla el pecho.


-¿Cómo te imaginás en el futuro a mediano y largo plazo?

-Me imagino con un local a la calle, ofreciendo mis productos, pero también brindando un espacio para que de la misma manera que yo conecté y descubrí lo que me hace feliz, también lo puedan hacer otras personas. Siempre lo dije, porque así lo siento. Tejer es terapéutico, para uno, para el alma, para conectar y sanar. Pero también para empoderar. Para sentir y creer en que realmente podemos.

Quienes quieran conseguir los productos de Florencia pueden hacerlo a través de las redes sociales Facebook e Instagram: Flora Ferrarazzo y @floraferrarazzo respectivamente.

Te puede interesar Sociedad

Estudio Castro
Camioneros - Banner